martes, 28 de marzo de 2017

Pastel de chocolate y fresas (Sin gluten)


¡Hola reposterillos! Os traigo un pastel que descubrí hace unas semanas, gracias a un error que tuve al seguir mal una receta y que resultó una delicia.

Así que después del descubrimiento, me he arriesgado a hacer otro, para vosotros 😉 pero en esta ocasión con cacao a la taza, fresas, canela y harina sin gluten... El resultado es prácticamente el mismo... Una textura muy parecida a un pastel de queso, muy jugoso y de un gusto muy especial, que nos ha encantado...


La receta, no es nada complicada de hacer... batir los ingredientes en su orden y al horno... Lo único, que hay que esperar un tiempo para poder devorarlo, porque necesita un horneado lento y un buen reposo en la nevera... Por lo que es un pastel que os recomiendo hacerlo de un día, para otro...

¡Eso sí! No dura ni un suspiro en casa y acompañado de una bola de helado de vainilla o nata... es una perdición.

RECETA:
Ingredientes para 4 personas
(molde 25 x 12 cm. aprox.)
165 gr. de fresones de Palo
75 gr. de azúcar granulada
65 gr. de mantequilla
60 gr. de harina Gallo mix sin gluten
30 ml. de leche semi-desnatada
20 gr. de cacao a la taza Lacasa
7,5 gr. de agua
5 gr. de canela en polvo
Pizca de sal

Para decorar
Canela en polvo al gusto
Fresones

Elaboración:
Lo primero que haremos será lavar las fresas, quitarles el rabito y cortarlas en dos; Forraremos un molde rectangular, con papel de hornear e iremos colocando las fresas en el fondo del molde, con la parte plana del corte bocabajo. A continuación, fundiremos la mantequilla y reservaremos.

Ahora separaremos las yemas de las claras y estas últimas las montaremos a punto de nieve, junto a una pizca de sal, justo al final de la preparación.

En un bol mezclaremos la yemas con el azúcar y la pizca de sal, añadiremos la mantequilla y la harina tamizada (previamente mezclada con el cacao y la canela); continuaremos incorporando el agua y la leche sin dejar de batir y por último, incorporaremos las claras a punto de nieve (en tres veces), con movimientos envolventes, para evitar que se nos bajen. 

Echaremos la masa en el molde, por encima de las fresas y hornearemos a 150º unos 40 a 45 minutos según el horno. Sabremos que está listo cuando al pinchar con un palillo de maderas, este salga limpio.

Dejaremos enfriar dentro del horno con la puerta abierta.

Cuando enfríe, lo meteremos en la nevera mínimo unas 3 horas. Lo cortaremos en trozos individuales y adornaremos al gusto con un poco de canela por encima y fresas.


4 comentarios:

  1. Pues no sabes cuanto me alegra ese error, xq gracias a ello podemos disfrutar hoy de este maravilloso pastel cuya textura promete ser deliciosa, me encanta Eli!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Mar! La verdad que sí... lo mejor es como puede cambiar tanto una receta cuando solo varias la cantidad de un solo ingrediente... y las dos a su manera están deliciosas... Un beso

      Eliminar
  2. ¿Y dices que dura un suspiro? Ay, a mi ni eso, ni reposo le dejo, ja, ja. La verdad es que se ven estupendo Elisa, y nos lo presentas todo ya tan bien cortadito, listos para meter la mano, que así nunca tengo fin, siempre diré y un trocito más, y otro, y otro, y cuando me haya dado cuenta me he comido todo. ¡¡Delicioso!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Isabel! Por supuesto... todo bien cortadito para que mis niñ@s solo tengan que llegar y degustar :) Un beso

      Eliminar

Estamos encantadas de que nos dejes tú comentario al final de la receta, porque tú opinión es muy importante para nosotras y para el alma de este blog. ¡MUCHAS GRACIAS por dejar el tuyo!